Anar al contingut
Acceptar
Anar al peu de pàgina
Acceptar
Anar al menú
Acceptar
Exterior de la Fundació
Título de la foto para citar al autor

La Fundación

Trabajo sociocultural y patrimonial en Sabadell

La Fundación lleva a cabo actividades, caracterizadas por la diversidad y la complementariedad, en los ámbitos de la promoción social, asistencial, cultural, formativa, cívica, económica y ambiental, directamente o mediante la colaboración con entidades e instituciones, con el objetivo de participar activamente en la vida social y cultural dentro de su ámbito de acción.

¿Quiénes somos?

La Fundación Caixa Sabadell 1859 nace con la intención de gestionar los fondos de la obra social de la antigua Caixa d'Estalvis de Sabadell, de la que quiere convertirse en heredera, con fidelidad a los principios que han marcado su acción a lo largo de la historia y adaptándolos a las nuevas circunstancias.

¿Qué hacemos?

La Fundación desarrolla actividades en los ámbitos social, asistencial, cultural, formativo, cívico, económico y de promoción medioambiental, especialmente en Sabadell y sus alrededores.

Transparencia

La Fundación Caixa Sabadell 1859 pone a disposición de los ciudadanos contenidos de transparencia (información institucional y organizativa, información económica, balance social, etc.).

Patrimonio

El patrimonio de la Fundación incluye el gran conjunto arquitectónico modernista de la antigua sede de Caixa Sabadell y el Espai Cultura en el centro de Sabadell y el equipamiento ambiental del Espai Natura, en el norte de la ciudad.

¿Quiénes somos?

Historia y recorrido de la Fundación Caixa Sabadell de 1859

El 23 de mayo de 2013, tras el mandato de la Generalitat de Catalunya, finalizó el proceso de transformación de Unnim Caixa en una fundación especial, que se inició a finales de 2011 con la segregación del negocio financiero a Unnim Banc. Con esta segregación, Unnim Caixa pasó a gestionar la Obra Social en exclusiva, preservando su patrimonio arquitectónico e inmobiliario, su colección de arte y sus bienes patrimoniales.

Esta transformación se ha traducido en cuatro nuevas fundaciones, la Fundació Antigues Caixes Catalanes, que continuará la labor realizada por la Obra Social de Unnim Caixa en todo el país, y tres fundaciones adscritas a los territorios de origen de los antiguos bancos fundadores de UNNIM (Manlleu, Terrassa y Sabadell), que reciben los activos patrimoniales aportados por cada caja de ahorros en la constitución de la UNNIM. Así, para continuar la labor sociocultural de UNNIM Caixa en Sabadell, se creó la Fundación Caixa Sabadell de 1859. Esta fundación gestiona, principalmente, el Espai Cultura, el Espai Natura y el edificio modernista que fue la sede de Caixa Sabadell.

El nacimiento de Caixa Sabadell estuvo motivado por el interés de un grupo de promotores, encabezado por Pere Turull Sallent, que intuyeron el papel que tendría una caja de ahorros para el desarrollo futuro del país y de la ciudad, la promoción del ahorro y su canalización a través de su propia entidad financiera. Los trámites comenzaron en 1858, y al año siguiente, concretamente el 6 de enero de 1859, se fundó la Caja de Ahorros de Sabadell.

Desde sus inicios, Caixa Sabadell tuvo la función de promover el ahorro entre las clases populares, educando en los valores inherentes a la ética burguesa, que cobró un fuerte impulso gracias a la revolución industrial del siglo XIX. Desde el principio, la actividad de la entidad se basó en dar rendimiento a los importadores, que pertenecían en su mayoría a las clases trabajadoras, al tiempo que posibilitaba el crecimiento de la propia entidad. Este crecimiento implicó la búsqueda de nuevas ubicaciones y la necesidad de ampliar el personal y los horarios. Así, en 1886 se inició la construcción de una nueva sede de la entidad, la actual sede de la Fundación Sabadell 1859. El rey Alfonso XIII fue el encargado de colocar la primera piedra de esta joya modernista, obra del arquitecto Jeroni Martorell y conocida como el Palau de l'Esparvi, que se inauguró en 1916.

En 1910 se construyó el edificio, también modernista, para la Escuela Industrial de Artes y Oficios, que actualmente es la sede del Espai Cultura de la Fundación Sabadell 1859. Con el tiempo, se generaron reservas económicas que pudieron convertirse en acciones para los sectores menos favorecidos de la sociedad; estos fueron los orígenes de la Obra Social de Caixa Sabadell.

En 1928 se fundó la Biblioteca de Caixa Sabadell, la primera de la ciudad de Sabadell y una importante referencia cultural entre los ciudadanos. En 1930 se instituyó la Fiesta del Libro con motivo del Día de Sant Jordi, y aún hoy en día la emoción de ser niños e ir a la biblioteca a recoger un libro durante esta fiesta al hacer una imposición —sus primeros ahorros— sigue viva en la memoria de muchos sabadellanos. Más tarde, con este espíritu, se creó el Premio Sant Joan de Novela, que se ha convertido en uno de los eventos emblemáticos anuales de la cultura catalana.

A pesar de la recesión general del país durante la posguerra, la economía local estaba experimentando un momento de dinamismo. La ciudad de Sabadell, sin embargo, no tenía inversiones suficientes en infraestructura, vivienda, educación y atención médica para satisfacer a la gran masa de personas que venían en su mayoría del sur de España, atraídas por la demanda de mano de obra de la industria y la construcción. Caixa Sabadell intentó solventar algunas de estas carencias: la salud, la infancia y la vejez eran sus principales preocupaciones. Por este trabajo, el Ayuntamiento de Sabadell le concedió la Medalla de Oro de la Ciudad, en 1945.

La obra de la Obra Social, intrínseca a la entidad desde sus orígenes, cristalizó durante la década de 1960 en el Centro de Estudios Sociales, la Clínica Infantil del Niño Jesús, la escuela de enfermería, la adquisición del bosque y la masía de Can Deu para salvarlos de la especulación inmobiliaria o la realización de cursos de catalán para adultos.

Desde mediados de la década de 1990, la Obra Social de Caixa Sabadell ha dedicado una atención prioritaria a las acciones de carácter sanitario, realizando una labor complementaria que distinguió a la entidad. Los ámbitos preferentes de su actuación en este momento eran la asistencia social, la cultura, la formación y la investigación y el medio ambiente.

Interior de la Fundació, entrada a la Fundació

¿Qué hacemos?

La Fundación Caixa Sabadell 1859 nació en mayo de 2013, como resultado de la transformación de UNNIM Caixa en una Fundación especial.

El 23 de mayo de 2013, tras el mandato de la Generalitat de Catalunya, finalizó el proceso de transformación de Unnim Caixa en una fundación especial, que se inició a finales de 2011 con la segregación del negocio financiero a Unnim Banc. Con esta segregación, Unnim Caixa pasó a gestionar la Obra Social en exclusiva, preservando su patrimonio arquitectónico e inmobiliario, su colección de arte y sus bienes patrimoniales.

Esta transformación dio lugar a cuatro nuevas fundaciones, la Fundació Antigues Caixes Catalanes, que continúa la labor realizada por la Obra Social de Unnim Caixa en todo el país, y tres fundaciones adscritas a los territorios de origen de los antiguos bancos fundadores de UNNIM (Manlleu, Terrassa y Sabadell), que recibieron los activos patrimoniales que cada caja de ahorros aportó a la constitución de Unnim. Así, para continuar la labor sociocultural de la UNNIM NIM Caixa en Sabadell, se creó la Fundación Caixa Sabadell en 1859. Una entidad privada totalmente independiente con una clara vocación de servicio a la sociedad. El principal eje patrimonial y sociocultural de la Fundación es su sede, un edificio de gran valor arquitectónico que fue sede de Caixa Sabadell, Espai Cultura y Espai Natura.

La Fundación Caixa Sabadell 1859 nace con la intención de gestionar los fondos de la obra social de la antigua Caixa d'Estalvis de Sabadell, de la que quiere convertirse en heredera, con fidelidad a los principios que han marcado su acción a lo largo de la historia y adaptándolos a las nuevas circunstancias.

La Fundación lleva a cabo actividades, caracterizadas por la diversidad y la complementariedad, en los ámbitos de la promoción social, asistencial, cultural, formativa, cívica, económica y ambiental, directamente o mediante la colaboración con entidades e instituciones, con el objetivo de participar activamente en la vida social y cultural dentro de su ámbito de acción.

Interior de la Fundació, entrada modernista

Transparencia

Principios, contenidos y documentos de importancia de la Fundación

La Fundación Caixa Sabadell 1859, en cumplimiento de la Ley 19/2014, de 29 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno, establece los principios de buen gobierno que deben hacerlo posible, que deben desarrollarse a través de códigos éticos y de buena conducta.

Asimismo, la Fundación Caixa Sabadell 1859 pone a disposición de los ciudadanos contenidos de transparencia (información institucional y organizativa, información económica, balance social, etc.).

La Fundación Caixa Sabadell de 1859 está inscrita en el Registro de Fundaciones con el número 2769 y en el Registro de Grupos de Interés de la Generalitat de Cataluña con el número 1221.

Documentos de la Fundación Caixa Sabadell de 1859

  • Estatutos de la Fundación Caixa Sabadell de 1859
  • Código de Buen Gobierno
  • Código ético que expresa el carácter y los valores de la Fundación
  • Registrar grupos de interés
  • Actividades de la Fundación 2022
  • Informe de auditoría 2022

Órganos de gobierno

La Fundación Caixa Sabadell 1859 está gobernada por un Patronato formado por personas físicas o jurídicas públicas y privadas.

Sus funciones principales son garantizar el cumplimiento de la misión y los propósitos establecidos en los estatutos de la entidad, garantizando al mismo tiempo su sostenibilidad.

El Patronato se reúne periódicamente para brindar orientación sobre temas importantes como: la gestión económica, las líneas de programación, el Plan Estratégico Institucional o reflexiones sobre las perspectivas futuras.

La composición actual es la siguiente:

  • Presidente/
    Josep María Manyosa
  • Vicepresidente/
    José Masip
  • Secretaría/
    Manuel Sabés
  • Secretaría/
    Ramón Alberich (Cámara Oficial de Comercio e Industria de Sabadell), Pablo Gibert (Ayuntamiento de Sabadell), Rosa María Figueres (Unión Excursionista de Sabadell), Claudio Martí (Club Natació Sabadell), Carmen Miralles (Universidad Autónoma de Barcelona), José Roca (Fundación para la Industria. Sabadell 1559)
  • Director/
    Joan Carles Sunyer
Interior de la Fundació, escales modernistes al voltant d'un pati

Patrimonio

El edificio de la antigua sede de Caixa Sabadell, un excelente ejemplo del modernismo catalán.

Sede de la Fundación Caixa Sabadell de 1859. Este edificio fue diseñado para albergar la taquilla, su biblioteca y un auditorio.

Ocupa una parcela entre entrepisos con la fachada principal en la calle de Gràcia y la parte trasera que da a un jardín. Consta de tres niveles: sótano, planta baja y primer piso. En la planta baja, originalmente ocupada por la biblioteca, se encuentran las oficinas de atención y servicio al público y los departamentos de la dirección y gobierno de la institución. En la primera planta, entre otras dependencias, se encuentra la Sala Modernista.

Interior de la Fundació, sostre modernista

La fachada principal del edificio se resuelve mediante la composición de tres cuerpos de similar anchura. El cuerpo central, que sobresale de la línea de la fachada, está coronado por un frontón perfilado dibujado con líneas ligeramente curvas que pueden inscribirse en un triángulo equilátero que, al sobresalir en altura de los cuerpos laterales, denota las pendientes de la cubierta.

La solemnidad de la entrada al edificio está configurada, en la planta baja, por un conjunto de tres arcos: uno central y otros dos en los laterales. Están separados por robustas columnas con fuste y capitel esculpidos y, en el primer piso, por una gran ventana de tres arcos lobulados con una escultura a cada lado y un gran balcón sostenido por robustos permódulos. Los cuerpos laterales son más sencillos, a pesar del diseño diverso y cuidadoso de las aberturas, pensados para romper la simetría que impone el cuerpo central. Toda la fachada está unificada por la cornisa trazada al nivel de la losa del balcón, por las rejas de hierro forjado trabajadas y por el uso de la piedra como material principal de construcción. Entre los elementos que la componen, destacan los siguientes:

  • Los capiteles de los arcos de entrada, esculpidos con temas vegetales y florales que representan ocupaciones tradicionales; a la derecha, el segador, el panadero, el campesino y el puntero, y a la izquierda, la costurera, el hilandero, el alfarero y el herrero. Son obra del escultor Eusebi Arnau i Mascort (Barcelona 1864-1934) de 1906.
  • Esculturas alegóricas del trabajo y la virtud, realizadas por el escultor Josep Llimona i Bruguera (Barcelona, 1864-1934), en 1908.
  • La clave del arco de entrada y del relieve, ubicados en el cuerpo de la derecha de la fachada, esculpidos respectivamente con los motivos simbólicos de la alcancía y el libro, que representan el ahorro y la cultura.
  • Las falsas gárgolas con forma de langosta.
  • El diseño y el trabajo de las rejillas de hierro forjado.
  • Relieves alegóricos a obras tradicionales masculinas y femeninas, y con marcadas referencias al ahorro y la lectura realizados por el escultor Sebastià Badia en 1952.

La planta baja se estructura a partir de dos espacios situados uno tras otro siguiendo el eje longitudinal del edificio. Estos espacios son: la antigua sala principal y el patio de Turull. El patio de operaciones actual es el resultado de las obras de renovación y ampliación de la sala principal del edificio, realizadas en 1952 y 1964. Este espacio, con una planta de tres naves separadas por columnas y cubiertas por bóvedas de crucería sostenidas por arcos, comunicaba la calle con el interior del edificio y servía de acceso a los espacios más abiertos al público, como la biblioteca y las oficinas, ubicadas, respectivamente, a sus lados.

El vestíbulo principal del edificio original se reconoce hoy en las columnas con los capiteles esculpidos con temas vegetales por el escultor Josep M. Barnadas i Mestres (Barcelona 1867 — Alella 1939), los arcos, las bóvedas de crucería con esgrafiados en la parte inferior y en los contrafuertes de los muros laterales convertidos en pilastras por las reformas.

Desde el patio de operaciones, y a través de un espacio presidido por dos columnas altas que sostienen una viga metálica dispuesta a modo de alquitrán, se accede al patio del Turull. Este espacio, de planta cuadrada y con paredes que llegan hasta la cubierta, donde sostienen una claraboya del mismo tamaño que el suelo, sigue siendo hoy el núcleo principal del edificio en lo que respecta a las funciones prácticas de ventilación e iluminación, y a las funciones simbólicas de comunicación entre el espacio abierto al público y el de acceso más restringido, con las salas de administración de las oficinas, la Sala del Consell y la Sala Modernista. Su diseño lo acerca a los patios de los palacios catalanes de la época gótica, con la majestuosa escalera trazada hacia un lado.

En su centro, y con una perspectiva desde el patio de operaciones que sigue el eje central del edificio, se alza el monumento dedicado a Pere Turull i Sallent, el principal promotor de Caixa Sabadell, dibujado como columna honorífica sobre un pedestal, que otorga al patio de Turull las características de un espacio urbano. De los elementos ubicados en este espacio cabe destacar:

  • La amplia y pausada escalera de piedra de dos cuerpos, el primero descubierto y el segundo protegido bajo bóvedas sostenidas por una serie de columnas y arcos rampantes.
  • La mampostería de las columnas, los capiteles y la barandilla de la escalera.
  • Faroles de hierro forjado.
  • La claraboya de vitrales, renovada en 1966 con las del techo de la antigua biblioteca.
  • El estuco y los esgrafiados de las paredes y las bóvedas de la escalera, con temas y motivos geométricos y florales que simbolizan la economía y la cultura.
  • El monumento a Pere Turull i Sallent, realizado según el proyecto de Jeroni Martorell. Las figuras alegóricas son obra del escultor Manuel Fuxà i Leal (Barcelona 1850-1927) y el busto que corona la columna honorífica del también escultor Ismael Smith i Marí (Barcelona 1886 — Nueva York 1972).
  • Las placas de bronce conmemorativas de la creación de Caixa Sabadell, colocadas en 1934, año de la celebración de su 75 aniversario, así como la placa de mármol conmemorativa del 150 aniversario de la entidad, descubierta por los príncipes de Asturias.

La escalera del patio de Turull conduce al primer piso, y se entra en la sala de estar a través de una habitación decorada, enmarcada por un gran arco rebajado. La arquitectura de la Sala Modernista forma un amplio y luminoso espacio de tres naves separadas por columnas y arcos parabólicos. La nave central es más larga, ancha y alta que las naves laterales, lo que permite que la luz penetre a través de amplias ventanas abiertas a las paredes laterales y que sobresalen de los tejados que cubren las naves laterales.

La cubierta a dos aguas de la nave central está sostenida por arcos parabólicos que, trazados transversalmente al eje de la nave y apuntalados por la ausencia de contrafuertes laterales, transmiten las cargas a las columnas.

La mayor longitud en planta de la nave central con respecto a los laterales, y el uso de un muro sostenido por arcos y pilastras, que cierra a media altura el espacio central cercano al probador, configuran su cabecera, un espacio de menores proporciones donde se ubica la presidencia. En la planta opuesta, y por encima de la sala de acceso al Hall, hay una tribuna desde la que, a través de una gran abertura de tres arcos, hay una vista directa de la imponente nave central. En el Salón Modernista se manifiestan ejemplos relevantes de artes aplicadas, tales como:

  • Las columnas de mármol y piedra caliza con los capiteles esculpidos con temas florales y motivos simbólicos del ahorro y la cultura.
  • El esgrafiado de los arcos, el trabajo de forja de los puntales de hierro y la decoración en relieve del techo, que integra todo el conjunto como si de un solo elemento se tratase.
  • El pavimento de losas de mármol y muestras de mosaicos con temas florales y motivos heráldicos y simbólicos de la economía y la cultura, realizado en estilo romano por la casa Mario Maragliano Navone.
  • El conjunto de tres vitrales de la cabecera, pintados al fuego con composiciones alegóricas del comercio, la industria y la agricultura, y el rosetón de vitrales de composición abstracta, realizados por la casa H.J. Maumejean.
  • El conjunto de cinco vidrieras de la sala de acceso al Salón, pintadas al fuego con composiciones alegóricas de Cataluña y la representación de personajes con el rey Jaime I, el arzobispo Torres Amat de Palou y el economista ilustrado Antoni de Capmany i de Montpalau, realizado por la casa Rigalt i Cia. según los dibujos del pintor J. Pey y Farriol (Barcelona 1875-1956).
  • La composición floral que enmarca el escudo de armas de la ciudad en el conjunto de tres vidrieras de la tribuna.
  • Las composiciones florales de las vidrieras de las aberturas laterales de la nave central y la fachada principal.
  • El estuco y los esgrafiados con temas florales y representaciones alegóricas de las ciencias y las artes.
  • Las composiciones pictóricas del pintor y grabador Ricard Marlet i Saret (Sabadell 1896 — Matadepera 1976), en 1943, que llenan los espacios moldeados entre los arcos y representan las actividades de la Obra Social.